¿Que es un Notario?


El notario, para serlo, por ley requiere ser un perito en derecho, de amplia capacidad profesional, honorabilidad sin tacha y probidad absoluta.

De las actividades que desempeña el notario, su consejo tiene vital trascendencia, pues se sustenta en el dominio que posee de las leyes, en su prudencia y en su vocación profesional.

El consejo oportuno de un notario, impide que un cliente sea sorprendido y hasta llegue a ser víctima de despojo, fraude, largos y costosos litigios, en muchos casos de desavenencias familiares.

En su actuación, el notario, por ley, está obligado a solicitar y obtener de diversas dependencias o personas, distintos documentos, que le permiten dar fe y certeza de las operaciones que hace constar en escrituras, pues son plenamente válidas, entre las partes y frente a terceros, y totalmente eficaces en juicio y fuera de él.

La actuación imparcial del notario, produce para las partes, el beneficio de ser tratadas, todas ellas, por igual, ya sea en la asesoría jurídica necesaria, explicación de los alcances y efectos legales de los actos contenidos en las escrituras y actas, así como en la liquidación de impuestos y derechos que causan las diversas operaciones.

Las escrituras y actas que elabora el notario, son bajo la estricta responsabilidad de éste, quien al prepararlas, debe cumplir todos y cada uno de los requisitos que las normas jurídicas le imponen.